Blog

Un paraiso para los sentidos, El cabo de Creus

  • abril 3, 2017

El Cabo de Creus es un saliente de tierra que constituye la parte más oriental de la península Ibérica. Debido a su naturaleza geológica de un grandísimo valor natural fue declarado Parque Natural desde el año 1998.

Como la zona forma parte de las últimas estribaciones de los Pirineos Orientales se han producido estructuras y afloraciones rocosas muy curiosas que el azote de la Tramontana ha moldeado mediante la erosión creando auténticas obras de arte rocosas. No en vano, muchos artistas se han inspirado en muchas de estas estructuras para sus obras como  la obra “El Gran Masturbador” de Salvador Dalí quien es originario de la población de Cadaqués que es la más oriental de este Cabo de Creus.

Una de las multiples formaciones rocosas del Cabo de Creus

Con el fin de disfrutar y conocer a fondo este interesantísimo lugar de la Costa Brava empezamos nuestra ruta desde la ciudad de Figueras y cogiendo la carretera que se dirige a Llançá. A mitad de camino nos desviamos en direccion a la localidad del El Puerto de la selva. Muy pronto entramos en la Sierra de Rodes donde hariamos varias e interesantísimas paradas.

Vistas desde uno de los miradores a pie de Carretera

Toda la zona de cabo de Creus tiene un interesane y amplio patrimonio Megalítico con multitud de restos diseminados por toda la zona. Por lo que nuestra primera parada fue en el Dolmen de Vinyes Mortes (3000 A.C) que vimos al pasar con el coche y que nos parecio muy interesante porque se hayaba en muy buen estado de conservación ya que habia sido restaurado en 1997. Bajando por un camino habita otro Dolmen llamado de Vinyes Mortes II en un estado de conservación muchísimo peor.

Dolmen de Vinyes Mortes

Despues de maravillarnos con estos monumentos funeraros de tantisimos años de antiguedad seguimos un poco más adelante hasta un mirador que teniamos marcado en nuestra ruta llamado mirador de Más Ventós y que además disponia de una importante Área recreativa con un edificio con parrillas para preparar churrasco, juegos para niños, muchas mesas para picnic y las ruinas de una antigua masía del Siglo XVIII que aún conserva algunas paredes en pie. Desde el mirador tuvimos unas excelentes vistas de la Bahía de Roses al otro extremo del Cabo de Creus  gracias a que en esta zona practicamente no hay árboles o vegetacion alta y que permite tener el paisaje despejado durante muchisimos kilometros.

Masia del Siglo XVII en el Area Recreativa de Más Ventós

Seguimos nuestra ruta hacia uno de los puntos fuertes de esta ruta por el Cabo de Creus, el Monasterio de San Pere de Rodes y el Castillo de Verdera.

El imponente Monasterio de Sant Pere de Rodes se alza en plena sierra de Rodes y no hay un consenso acerca de su antiguedad ya que hay vestigios de la época romana pero a partir del siglo X es cuando se convierte en el centro espiritual del condado de Empúries. Su campanario, iglesia y su torre de defensa son las estructuras más destacadas del complejo.

Monasterio de Sant Pere de Rodes

Nosotros admiramos el edificio por fuera el edificio ya que no teniamos tiempo para entrar y decidimos hacer la ruta de senderismo que llevaba al castillo de Verdera que se encontraba en lo alto de una montaña  justo encima del monasterio. La subida al castillo aunque no era un camino largo ya que apenas duraba 30 minutos pero tenia un desnivel importante.

Las ruinas del castillo que pertenecia al Monasterio de Sant Pere y que fue construido en el Siglo IX. Actualmente pudimos observar los restos de las murallas, varias torres y una iglesia. Desde aqui pudimos observar algunas de las mejores vistas que hemos podido observar en toda la costa brava ya que se trata de uno de los puntos mas altos de todo el cAbo de Creus. Ya solo recorrer las ruinas del castillo era toda una aventura ya que lo irregular del terreno y los desniveles que teniamos que salvar hacian que fuese muy divertido moverse por alli.

Restos de la Iglesia y Cisterna de agua del Castillo de Verdera

Con un gran sabor de boca volvimos al parking para continuar nuestra ruta ya que aun nos quedaba bastante por ver. Bajamos hasta la localidad de el Puerto de la Selva y desde una gasolinera pudimos ver un faro que no conociamos un poco mas adelante. Nos informaron que era el faro de Punta Sarnella, el primer faro de la costa brava mirando de Norte a Sur. Decidimos desviarnos un poco de la ruta para dar una vuelta alrededor del faro  y disfrutar de un bonito paisaje costero.

Faro de Punta Sarnella

Continuamos nuestra ruta en dirección al extremo oriental del Cabo de Creus, concretamente ibamos en dirección a Cadaqués, el pueblo natal de Salvador Dalí. Y que Cadaqués era un lugar diferente nos dimos cuenta desde el principio ya que en la misma entrada del pueblo y encima del pequeño edificio de turismo vimos una estatua de la libertad con las dos manos levantadas y antorchas no en una de las manos, sino en las dos. Quedamos maravillados con el pueblo de un bonito color predominante blanco con múltiples edificios de interes, esculturas y muchas curiosidades.

Estatua de la libertad de Cadaqués

En las afueras del pueblo paramos en la Ermita de San Baldiri construida en el año 1702 y que como curiosidad estaba decorada con muchos motivos marineros como anclas, redes, o remos. Un poco mas adelante estaba la casa-museo de Salvador Dalí que debido a la gran cantidad de gente no pudimos ver.

Ermita de San Baldiri

Sin embargo aun nos quedaba una última e interesantisima parada, el extremo oriental del cabo de Creus y donde estaba situado el faro. Recorrimos la carretera que recorria unos paisajes espectaculares con bonitas formaciones rocosas hasta el parking del faro que tenia justo al lado un restaurante donde se dice que se come muy bien.

Faro del Cabo de Creus

Desde alli decidimos hacer una ruta de senderismo por esta zona del Cabo  en una ruta llamada Itinerario Geológico que pasaba por unas estupendas formaciones rocosas  haciendo pliegues, abultamientos, cortes, ect. Su máximo atractivo era la Cueva del Infierno, una gigantesca cavidad en la roca que comunica el mar con el interior y debe su nombre a que cuando da el sol a traves del hueco se producen reflejos amarillos y rojizos que evocan a una entrada al inframundo.

Cueva del Infierno

En aproximadamente una hora volvimos al faro para dar por concluida nuestro intenso dia de viaje no sin antes parar en una de las curiosas formaciones rocosas y disfrutar de los ultimos rayos de sol que bañan esta fantastica tierra.