Blog

La Alta Garrotxa, un paraiso por descubrir

  • Mayo 28, 2017

Buscando información sobre la zona conocida como la alta Garrotxa, encontre muy poquita información relevante sobre esa zona que se encuentra al norte del Parque Natural de la Garrotxa en plena frontera con Francia. Sin embargo según pude comprobar después de haber visitado una pequeña parte es que es una auténtica maravilla natural muy poco explotada turísticamente.

Paisaje típico de la Alta Garrotxa

Mi punto de inicio fue el pequeño pueblo de Albanyá desde donde cogi una pequeña carretera para visitar unos pocos puntos de intereses de aquella zona montañosa que constituye el punto final de los Pirineos. Despues de pasar el pueblo entre en una zona boscosa donde habia una enorme zona de parking y ocio llamada Bassegoda Park con muchisima gente que acampaba y hacia picnic en las inmediaciones del rio Muga.

Gorgas del Rio Muga

Continue por esta carretera hasta llegar a mi primera parada que eran las Gorgas del Rio Muga. Esta zona del rio Muga estaba lleno de rocas con diferentes alturas que provocaba que existieran multitud de huecos y saltos de agua por muchos lugares ya que el caudal del rio se dividia un monton. Disfrute como un niño saltando de roca en roca y haciendo fotos de algunas de estas pequeñas cascadas y del paisaje.

Gorgas del Rio Muga

Gorgas del Rio Muga

Después de un buen rato volví al coche para dirigirme a mi siguiente destino que seria subiendo a la zona montañosa por una interminable carretera que subia en zig-zag bordeando la montaña. Despues de casi tres cuartos de hora donde recorri tan solo 10 km llegue a un desvio para una pista de tierra y con un cartel que indicaba hacia la iglesia de Sant Martí de Corsavell a 800 metros por aquel camino. Como parecia muy complicado para entrar con el coche decidí dejarlo al pie del camino e ir caminando hasta la iglesia.

Camino a la iglesia de Sant Martí de Corsavell

El paisaje por el camino era tremendo con todas las montañas llenas de arboles y vegetación a los lados por donde tuve la suerte de ver aunque fue fugazmente un pequeño corzo o ciervo que en cuanto me vio se internó en medio del bosque y desapareció.

Camino a la iglesia

Al cabo de unos 20 minutos de caminata llegué hasta la iglesia construida en el Sigl0 XII y donde la vegetacion va reclamando su lugar invadiendo todo alrededor de ella. Incluso se podia entrar en ella donde aun se conservaban los antiguos bancos de madera para sentarse. Caminé durante un rato por los alrededores donde los muros y construcciones adyacentes se encontraban practicamente en ruinas.

Iglesia de Sant Marti de Corsavell

Iglesia de Sant Marti de Corsavell

Iglesia de Sant Marti de Corsavell

Volví lo antes posible al coche para dirigirme a mi siguiente parada que también era una iglesia llamada Sant Miguel de Bassegodá que se encuentra muy cerca del Puig de Bassegoda. Deje el coche en un albergue a un par de kilometros de la iglesia y tranquilamente fui disfrutando del paisaje y del camino que iba en zig-zag y ascendiendo a lo largo de la ladera de la montaña hasta que llegue cerca de la iglesia donde tambien habia una serie de edificaciones que pertenecian al antiguo pueblo de Bassegoda hoy en dia vacio.

Antiguo pueblo de Bassegoda con su iglesia al fondo

La iglesia románica de Sant Miguel de Bassegodá del Siglo XII tenia un diseño muy parecido a la de Corsavell y también se podia entrar pero solo tenia el altar y una imagen religiosa.

Interior de la Iglesia de Sant Miguel de Bassegoda

Iglesia de Sant Miguel de Bassegoda

A la vuelta me paseé un poco por las ruinas y volví para el coche para volver al pueblo de Albanyá a comer y dar un paseo por él.

Pueblo de Albanyá

Albanyá es un pueblo medieval fortificado de los Siglos XI-XII donde aun se conservan elementos caracteríticos de esa época como el arco de entrada abovedado, la Iglesia de Sant Pere o fuentes como la de L’olla. Todo esto con unas vistas espectaculares ya que todo el pueblo está rodeado de las montañas de la Alta Garrotxa de un verde espectacular.

Pueblo de Albanyá

Después de esta pequeña visita fui a comer a un pequeño restaurante llamado La Rectoria ya que antiguamente era la rectoria del cura de la iglesia de Sant Pere (justo enfrente). Allí disfruté de una rica comida y en seguida trabe conversacion con los dueños que me contaron que estaban conviritiendo aquel lugar en un albergue además de restaurante. Me enseñaron las habitaciones que estaban muy bien y muy modernas ya que estaban recien hechas.

Restaurante y albergue la rectoria

Con muy buen sabor de boca abandone el pueblo para acceder a otra zona de la Alta Garrotxa ya que Albanyá estaba en la parte este de esta zona. Ahora di un rodeo para acceder por el sur y visitar un par de lugares que tenian muy buena pinta. Por lo tanto me dirigí en dirección Besalú y al poco de pasar el pueblo cogí una carretera en dirección a Sadernes. Mi parada estaba a mitad de camino entre Montagut y Sadernes.

Puente de Llierca

Mi parada era el Puente Medieval de Llierca hecho en el siglo XIV y con un solo arco que se levanta 30 metros por encima del Rio LLierca. Su conservación es espectacular y el entorno que lo rodea lo acompaña. Disfrute mucho recorriendo los alrededores donde también hay otros puntos de interes como la llamada Bauma del Serrat del Pont que es un yacimiento arqueológico de hace 8000 años en pleno período neolítico y donde en sus excavaciones se han encontrado restos de huesos, cerámica y otros utensilios.

Bauma del Serrat del Pont

Como soy un gran aficionado a la fotografia estuve mirando las posibilidades de fotografiar el puente de Llierca por la noche y poder obtener una fotografia original de ese lugar. Por lo tanto esperé hasta que se hiciese de noche y llegase el momento que yo habia planificado ya que el centro de la via lactea se colaba por el centro del agujero que hacer el puente a eso de las 4:30 de la mañana. De esa forma seguí haciendo fotos hasta el amanecer con algunos resultados como los siguientes:

Puente de Llierca con la Via Lactea

Después de esto me fui a un hotel a descansar después de haber disfrutado de un gran dia y noche en una zona que me cautivo y me sorprendio.